[Maquetas] 1983 – Funeraria Vergara – “Después del dia de Antes”

imagen entrada 6

 

Oh señoras de avanzada edad
cuánto os queda por sufrir?
entre estas casas de cemento
cuándo os vais a morir?

Oh señoras de avanzada edad
caminando solas por la calle
sin futuro ni presente
solo os queda recordar

Cuánto tiempo quedara hasta el final de nuestras vidas?
Cuántos pensamientos quedaron atrás?

1983. Imaginad a varios tipos vestidos de nazarenos sobre la tarima de un escenario en las fiestas de verano de un pueblo de Castellón, recitando estrofas como las que inician este escrito. La cara de estupefacción de los parroquianos -nunca mejor dicho- de Burriana (sí, esa localidad que hoy acoge el festival Arenal Sound, como hemos cambiado…) os la podéis imaginar, también. 

Funeraria Vergara fue la efímera formación (1982-1984) de una serie de músicos castellonenses que dedicaron su carrera musical a explorar distintos estilos en diferentes formaciones (Radioactivos Neurosos, Fernando Gallego, Decúbito Supino, El Otro Ilustre Colegio Oficial de Pataphysica, Doctores en Pataphysica y No la Conozco Madre) entre los 80 y la actualidad. Funeraria, mas que por su extravagante propuesta en vivo, ha logrado ser conocida en nuestros días gracias a la reedición de algunas de sus maquetas por el sello Domestica Records.

Este sello barcelonés ha recuperado, cual arqueólogo musical, una serie de grabaciones, maquetas y proyectos inacabados de la escena electrónica pop española de los 80, sacando a la luz verdaderas joyas como Kremlyn o Línea Vienesa, de los que hablaremos más adelante. Y todo ello con una gráfica muy cuidada, de la mano de Jordi Serrano, que aporta, más si cabe, un valor añadido a las reediciones en vinilo como objeto de colección.

A1 El Trébol De Los Mares
A2 Artículos Funerarios
A3 Oh Señoras De Avanzada Edad
A4 El Fürher
B1 El Difunto (Demo)
B2 La Defensa
B3 Tu Sueño Ya No Se Cumplirá
B4 Oh Señoras De Avanzada Edad (Instrumental)

Esta reedición no se queda atrás y nos deja una carpeta que bien vale, por si sola,  la compra del disco. Los 8 temas que integran las dos caras del vinilo, surgen de una colección de maquetas grabadas entre 1982 y 1984, de las cuales solo un tema (El Difunto) vio la luz oficialmente, a través del recopilatorio N-340 (¡Qué nombre!, digno de la Valencia profunda) editado por la Diputación de Castellón en 1984, con Ximo Puig como responsable del área de Cultura (¿Les suena?, curioso). Las grabaciones restantes, pululan por la red y son fácilmente encontrables bajo el nombre de Maquetas Difuntas.

7 canciones (8, si contamos la versión instrumental de Oh Señoras de Avanzada Edad) que fusionan la onda siniestra y gótica capitalina (Décima Victima, Parálisis Permanente) con la sátira valenciana bajo una atmósfera fúnebre y tenebrista haciendo de Funeraria Vergara un proyecto único y original en nuestro país. Los transilvanos sintetizadores son el elemento conductor del disco y te envuelven en un aura sombría y tétrica, cuyas fúnebres letras cantadas (o recitadas) por Juan Luís Montoliu (Cuya interpretación es como un cruce extraño entre Germán Coppini y Jaime Urrutia) da  lugar a una etiqueta, el Necro Pop.

 Muerte, cuerpos, difuntos, ataúdes, artículos funerarios… El vocabulario de la defunción está presente en todo el álbum, si exceptuamos la curiosa y satírica El Fuhrer, y tiene su máximo apogeo en el tema Artículos Funerarios, donde, en clave de humor, se muestra el escaparate del negocio de la muerte. Un desarrollo temático parecido a la canción homónima del grupo Derribos Arias, nombre similar a los propios Funeraria Vergara o Lavabos Iturriaga.

El Difunto, el tema con estribillo de mayor gancho, se acompaña con la crítica a la senectud femenina (Oh Señoras de Avanzada Edad), la vida eterna (El Trébol de los Mares), la cercanía de la muerte (Tu sueño ya no se cumplirá) o incluso los exorcismos (La Defensa). Precisamente es este tema cuyo desarrollo instrumental es el más brillante del disco, y me atrevería a decir que es la canción mas exportable dentro del universo post-punk, new wave y synth pop europeo. En resumen, un recopilatorio casi conceptual, alrededor de la muerte, que dudo que hubiese tenido continuidad como tal, de haberse comercializado, sin mutar en otros experimentos, como así fue.


Escucha sus 8 temas gratuitamente en el Bandcamp de Domestica Records

Anuncios

[EP] 1985 – Bíceps – “Vampiresa”

Entrada03

 

La sala se llenó
Por ver tu última actuación;
Es una historia más,
Tan sólo cambia el final
Te pierdes de verdad
y nadie te va a encontrar.
Muñeco de ficción,
Entraste en la oscuridad
Nadie te va encontrar,
En la oscuridad
Nadie te encontrará,
En penumbra,
Serás un mito más

En penumbra, en la más profunda oscuridad, se encontraba este mito del tecno-pop nacional. La era de internet nos ha permitido rescatar de las profundidades y encontrar esta joya oculta que pocos recordarán, a no ser que fueran aficionados ciclistas. ¿Y porqué aficionados ciclistas? Si Bíceps fueron algo conocidos, fue porque el single extraído del álbum, Muñeco de Ficción, se utilizó como sintonía de la Volta Ciclista a Catalunya ’85. Los 80 fueron una época en que los grandes nombres del tecnopop patrio se asociaron a eventos ciclísticos. Fue el caso de Azul y Negro con “Me Estoy Volviendo Loco” (Vuelta a España ’82) y “No Tengo Tiempo” (Vuelta a España ’83) o Tino Casal con “Pánico en el Edén” , hecho que proporcionó a estos temas un carácter perdurable.

Muñeco de Ficción, tenía, por tanto, todos los ingredientes para ser el referente del único trabajo de este dúo madrileño, el EP Vampiresa. Potencia, melodía y el bailable gancho de las típicas composiciones Italo-Disco. Letras poco complicadas y cierto espacio a la metafora, como es el caso del primer tema. Afilados sintetizadores, deliciosos teclados y una voz que recordaba al mencionado Tino Casal, recorren un trabajo que se esfuma rápido a través de sus 6 temas de los que destaca la adolescente El Lienzo. Todo ello envuelto de un sonido perfecto unido a una producción ejemplar a cargo de Miguel Angel Arenas (Quien posteriormente trabajaría con Alejandro Sanz)

A1 Muñeco De Ficción
A2 Vampiresa
A3 Oda A La Tierra
B1 Planta 20
B2 El Lienzo
B3 Entra Y Sale

La efímera carrera de Antonio García Cortés (Teclados) y José Luis Ortega (Voz) se acabó tras este álbum y sus 3 singles, donde, entre versiones extendidas e instrumentales, encontraremos un par de interesantes caras B. El Jugador y La Fiesta final aliviarán nuestras ganas de música adicional tras acabar su único álbum, pero nos dejarán la sensación de duda de cómo podría haber evolucionado el sonido de este grupo de haber continuado en el circuito musical.

Si por alguna de aquellas el lector es melómano, absténgase de buscar el vinilo de “Vampiresa”. Sus unidades en el mercado de segunda mano escasean y los precios son prohibitivos. Los singles están mas asequibles, pero la figura de grupo de culto y lo escaso de sus ediciones ha inflado su valor. Afortunadamente, gracias a la red y a generosos bloggeros, podemos escuchar toda su música, artwork incluido, como es el caso de esta web.


*Bonus – Entrevista a Bíceps en el programa La musica ligera en España de RNE de 1986. Gracias a Jerry Aguilar (Perú)

1981 – Glamour – “Imágenes”

Entrada02

 

La decadencia de tu ciudad,
te ha destrozado y te vuelves a marchar.
Cuando regresas,
aun es peor,
todo ha cambiado y lo miras con temor.

La letra de Ya no vas a regresar bien podría pasar como una profecía de lo que ha sido Valencia en la ultima década. De una revolución musical que juntó en las salas de baile al Synth Pop, la música siniestra y los nuevos románticos. De un estilo musical con preponderancia de la electrónica, a los prejuicios de una imagen de juerga, drogas y Chimo Bayo. De conciertos como el de los Killing Joke en Barraca, a la huida de Depeche Mode de la feria de muestras por su pésima acústica y calidad espacial. De grupos como Glamour, Vídeo o Betty Troupe a […].

Entre esa extraña convivencia estilística, fue el movimiento de los Nuevos Románticos el que encajó perfectamente en la sociedad valenciana al ser considerado como un look muy “fallero”, como bien apuntaba el periodista musical Rafa Cervera. Su estética clásica y recargada casaba perfectamente con los principios de la indumentaria típica y el espíritu barroco de la fiesta de la ciudad. A comienzos de los 80, con las recién estrenadas libertades, Valencia necesitaba una revolución y grupos como Ultravox, Visage, los primeros Duran Duran o Spandau Ballet fueron la banda sonora de aquellos que liderarían ese movimiento.

Con este caldo de cultivo surge el grupo sobre el cual gira la ‘Escena Valenciana’. Luis Badenes (Voz), José Luis Macías (Teclados) y Remy Carreres (Bajo), procedentes de La Banda de Gaal se juntan con José Payá (Batería) y Adolfo Barberá (Guitarra), de Doble Zero para formar, entre finales de 1980 y comienzos de 1981, Glamour. Nombre, producción e imagen, Glamour lo tenia todo para triunfar, y así lo hizo.

Su primer álbum “Imágenes” llegaría a finales de 1981, tras un verano en el que alguna de sus maquetas ya circulaba por la noche valenciana. Podríamos estar ante un disco de tecno-pop New Romantics estándar, pero es imposible infravalorar la fecha en la que se publicó. En 1981 La Movida madrileña ya había eclosionado, pero eran pocos los trabajos de estudio que habían salido a la luz. La Mode aun no había editado “El Eterno Femenino“, las primeras maquetas de Oviformia-Sci no aparecierían hasta mediados de 1981, y ese mismo año se editarían “Neocasal” y la “Edad de los Colores”, de Tino Casal y Azul y Negro respectivamente, por citar grupos similares. A nivel internacional, tanto Duran Duran como Spandau Ballet sacarían sus primeros álbumes en 1981, lo que pone en valor la precocidad de la propuesta del grupo valenciano.

A1 Imágenes 3:38
A2 Danza de máscaras 2:54
A3 Ella quiere más 3:45
A4 No llores junto al estéreo 3:28
A5 No tienes fé 3:55
B1 En soledad 3:39
B2 Ríes y callas 3:19
B3 Glamour 2:37
B4 Ya no vas a regresar 2:42
B5 Mirando la pared 3:37
B6 Aventura solitaria 2:35

Imágenes es un trabajo elegante, glamouroso (nunca mejor dicho) y contundente, como aquel Journeys to Glory de la banda de Tony Hadley. José Luis Macías, probablemente el líder creativo de la banda (solo hay que ver su participación en proyectos simultáneos y posteriores como Ultima Emoción o Comité Cisne) es quien, a través de sus teclados y sintetizadores, genera la magia de este álbum. Como si de Nick Rhodes (teclista de Duran Duran) se tratase, José Luis, junto al productor Esteban Leivas, crean el mayor hit del pop valenciano, la homónima Imágenes, con una melodía de sintetizadores pegadiza y memorable como base. Todo ello aderezado por la voz y el look Bowie-esco de Luis Badenes, el cual hacía estéticamente creíble la propuesta musical de Glamour.

El resto del álbum camina entre el Synth Pop elegante de Ultravox, Spandau Ballet, los juegos vocales de la nueva ola madrileña y la excepcional pareja de sintetizador y bajo. Entre las auras más oscuras Danza de Máscaras y Ella Quiere Más, y los ecos a Roxy Music en No Llores junto al Estéreo, saxo incluído. Los mejores momentos del álbum llegan cuando los sintetizadores cobran más protagonismo, ya sea en forma de solo melódico (No Tienes Fé) o como eje principal del tema (En Soledad). Esta canción es probablemente la joya de Imágenes y de la corta trayectoria del grupo. Letras sombrías y un puntiagudo sintetizador digno del tema Private Lies de Ultravox.

Aunque hay tiempo para baladas (Ríes y Callas), es el ritmo frenético de los teclados el que proporciona los mejores momentos de este disco. La instrumental Glamour demuestra el talento de José Luis Macías y de Remy Carreres con unas sintéticas melodías que recuerdan a Hablamos de Nosotros de Oviformia-Sci, y que, además, enlazan perfectamente con la intro de Ya No Vas a Regresar.

Las referencias a una maqueta de Oviformia (grupo considerado de vanguardia), que saldría al año siguiente, y lo avanzado de su música debe hacernos valorar a Glamour como grupo representativo del pop nacional, y no solo a nivel de la escena Valenciana. Una posición que, por meninfotisme, provincianismo, o simplemente falta de representación en los medios, no ha gozado en los análisis de la música española de los 80.