1982 – Décima Víctima – “Décima Víctima”

Entrada 0Y

Han tejido ideas que entrecruzan,
los proyectos que no alcanzarán.
Si su vida se basa en la desgracia,
el futuro es una maldición.

Vagarán con el dolor,
vagarán con el dolor.

Nunca antes en la música española se había plasmado el desasosiego vital con la crudeza y la densidad de las letras de Carlos Entrena. Su oscuridad, deudora del After-Punk, la onda siniestra del Manchester de 1979 con Joy Division, Bauhaus o Killing Joke, se trasladó a Madrid en 1981, con Décima Víctima como máximo exponente.

En 1981 se disolvía el otro grupo seminal por excelencia de La Movida (Junto a Kaka de Luxe), Ejecutivos Agresivos. Por aquel entonces, el grupo lo formaban, nada más y nada menos, Jaime Urrutia (Posteriormente en Gabinete Caligari), Ignacio Gasca Poch (Derribos Arias) y la personalidad que nos atañe, el vocalista Carlos Entrena. Esta efímera formación aun tuvo tiempo de firmar la canción del verano de 1980, la inolvidable Mari Pili. En dos años, Entrena pasaría de bailar una canción veraniega cual guiri en un guateque de Benidorm, a la más parsimoniosa quietud de los directos de Décima Víctima. Todo ello previa depuración de su juego vocal, como se puede observar en las maquetas de 1981.

Entrena encontró en los hermanos Lars y Per Mertanen sus perfectos compañeros de viaje. Hijos de un ex atleta sueco y preparador de deportistas, ambos venían de su primera experiencia musical en España, el fugaz grupo Cláusula Tenebrosa. Su sonido de guitarra y bajo, claramente influenciado por Bauhaus y sobre todo por PeterHook (Joy Division y New Order), dotaría a Décima Víctima de ese ritmo penetrante que inquietaría a todo amante del grupo de Ian Curtis y de la música oscura.

A1 La Voz Que Me Persigue
A2 Más Allá Del Silencio
A3 Inseguridad
A4 Escombros De Un Triunfo
A5 Otro Futuro
A6 Almas Perdidas
B1 Hácia La Luz
B2 Fe En Ti Mismo
B3 Detrás De La Mirada
B4 Desde El Acantilado
B5 Hasta El Límite
B6 Decisión

El single El Vacío fue su carta de presentación, que aborda temas como el sentido de la vida, la soledad y la depresión bajo. Pero no fue hasta su segundo trabajo publicado cuando alcanzan el reconocimiento que su música y sus letras rezumaban. Tan Lejos acabaría siendo el tema mas recordado de la discografía del grupo, pese a no ser incluido en ninguno de sus dos LP. La escueta introducción de guitarra acústica, da paso rápidamente al frenético bajo de Per Mertanen que conduce de manera frenética las melodías mas memorables de Décima Víctima. La nostalgia de una relación amorosa pasada y la lejanía serán una constante en su discografía.

El buen recibimiento de Tan Lejos permitió al grupo la grabación de su primer LP. 12 temas que convertirían a Décima Víctima en los Joy Division españoles, un grupo de culto que merece ser reivindicado por su inusual puesta en escena, la calidad de sus letras y el innegable talento musical de sus miembros. Atmósferas oscuras, ritmos densos, la perfecta conjunción de bajo y guitarra como si ambos fueran de la mano y la voz de Carlos Entrena envuelta en un segundo plano. Un estilo tenebroso que mas tarde se conocería como Post-Punk. 12 canciones que recorrerían temas como el vacío existencial, el pesimismo, la falta de oportunidades y el futuro incierto (La soberbia y actual Otro Futuro) o la debilidad del ser humano ante la toma de decisiones. Todo ello sin llegar a la angustia o la depresión. Acercándose mas a los ritmos de los primeros New Order (La luminosa Decisión, que anticipara el sonido posterior del grupo), que a la cadencia de Joy Division. Una propuesta sobria y elegante.

Propuesta que era llevada al extremo en los directos. En vivo, el lanzamiento del disco homónimo conllevaría la incorporación de José Brena (Batería) al grupo, liberando las tareas de Carlos Entrena con la caja de ritmos. La presentación del grupo, con apenas movimiento de los hermanos Mertanen y el hieratismo de un Carlos Entrena que recita más que canta su inquietante lírica. Su imagen poco o nada tenía que hacer en un entorno puramente comercial, y sus componentes tuvieron que buscarse la vida fuera de la música, lo que acabó con la trayectoria del grupo en 1984, mediante su segundo y último álbum (Un Hombre Solo). A pesar de todo, su legado perdura en el tiempo como uno de los mejores acontecimientos del Pop Nacional.