[Maquetas] 1983 – Funeraria Vergara – “Después del dia de Antes”

imagen entrada 6

 

Oh señoras de avanzada edad
cuánto os queda por sufrir?
entre estas casas de cemento
cuándo os vais a morir?

Oh señoras de avanzada edad
caminando solas por la calle
sin futuro ni presente
solo os queda recordar

Cuánto tiempo quedara hasta el final de nuestras vidas?
Cuántos pensamientos quedaron atrás?

1983. Imaginad a varios tipos vestidos de nazarenos sobre la tarima de un escenario en las fiestas de verano de un pueblo de Castellón, recitando estrofas como las que inician este escrito. La cara de estupefacción de los parroquianos -nunca mejor dicho- de Burriana (sí, esa localidad que hoy acoge el festival Arenal Sound, como hemos cambiado…) os la podéis imaginar, también. 

Funeraria Vergara fue la efímera formación (1982-1984) de una serie de músicos castellonenses que dedicaron su carrera musical a explorar distintos estilos en diferentes formaciones (Radioactivos Neurosos, Fernando Gallego, Decúbito Supino, El Otro Ilustre Colegio Oficial de Pataphysica, Doctores en Pataphysica y No la Conozco Madre) entre los 80 y la actualidad. Funeraria, mas que por su extravagante propuesta en vivo, ha logrado ser conocida en nuestros días gracias a la reedición de algunas de sus maquetas por el sello Domestica Records.

Este sello barcelonés ha recuperado, cual arqueólogo musical, una serie de grabaciones, maquetas y proyectos inacabados de la escena electrónica pop española de los 80, sacando a la luz verdaderas joyas como Kremlyn o Línea Vienesa, de los que hablaremos más adelante. Y todo ello con una gráfica muy cuidada, de la mano de Jordi Serrano, que aporta, más si cabe, un valor añadido a las reediciones en vinilo como objeto de colección.

A1 El Trébol De Los Mares
A2 Artículos Funerarios
A3 Oh Señoras De Avanzada Edad
A4 El Fürher
B1 El Difunto (Demo)
B2 La Defensa
B3 Tu Sueño Ya No Se Cumplirá
B4 Oh Señoras De Avanzada Edad (Instrumental)

Esta reedición no se queda atrás y nos deja una carpeta que bien vale, por si sola,  la compra del disco. Los 8 temas que integran las dos caras del vinilo, surgen de una colección de maquetas grabadas entre 1982 y 1984, de las cuales solo un tema (El Difunto) vio la luz oficialmente, a través del recopilatorio N-340 (¡Qué nombre!, digno de la Valencia profunda) editado por la Diputación de Castellón en 1984, con Ximo Puig como responsable del área de Cultura (¿Les suena?, curioso). Las grabaciones restantes, pululan por la red y son fácilmente encontrables bajo el nombre de Maquetas Difuntas.

7 canciones (8, si contamos la versión instrumental de Oh Señoras de Avanzada Edad) que fusionan la onda siniestra y gótica capitalina (Décima Victima, Parálisis Permanente) con la sátira valenciana bajo una atmósfera fúnebre y tenebrista haciendo de Funeraria Vergara un proyecto único y original en nuestro país. Los transilvanos sintetizadores son el elemento conductor del disco y te envuelven en un aura sombría y tétrica, cuyas fúnebres letras cantadas (o recitadas) por Juan Luís Montoliu (Cuya interpretación es como un cruce extraño entre Germán Coppini y Jaime Urrutia) da  lugar a una etiqueta, el Necro Pop.

 Muerte, cuerpos, difuntos, ataúdes, artículos funerarios… El vocabulario de la defunción está presente en todo el álbum, si exceptuamos la curiosa y satírica El Fuhrer, y tiene su máximo apogeo en el tema Artículos Funerarios, donde, en clave de humor, se muestra el escaparate del negocio de la muerte. Un desarrollo temático parecido a la canción homónima del grupo Derribos Arias, nombre similar a los propios Funeraria Vergara o Lavabos Iturriaga.

El Difunto, el tema con estribillo de mayor gancho, se acompaña con la crítica a la senectud femenina (Oh Señoras de Avanzada Edad), la vida eterna (El Trébol de los Mares), la cercanía de la muerte (Tu sueño ya no se cumplirá) o incluso los exorcismos (La Defensa). Precisamente es este tema cuyo desarrollo instrumental es el más brillante del disco, y me atrevería a decir que es la canción mas exportable dentro del universo post-punk, new wave y synth pop europeo. En resumen, un recopilatorio casi conceptual, alrededor de la muerte, que dudo que hubiese tenido continuidad como tal, de haberse comercializado, sin mutar en otros experimentos, como así fue.


Escucha sus 8 temas gratuitamente en el Bandcamp de Domestica Records

Anuncios

1982 – Décima Víctima – “Décima Víctima”

Entrada 0Y

Han tejido ideas que entrecruzan,
los proyectos que no alcanzarán.
Si su vida se basa en la desgracia,
el futuro es una maldición.

Vagarán con el dolor,
vagarán con el dolor.

Nunca antes en la música española se había plasmado el desasosiego vital con la crudeza y la densidad de las letras de Carlos Entrena. Su oscuridad, deudora del After-Punk, la onda siniestra del Manchester de 1979 con Joy Division, Bauhaus o Killing Joke, se trasladó a Madrid en 1981, con Décima Víctima como máximo exponente.

En 1981 se disolvía el otro grupo seminal por excelencia de La Movida (Junto a Kaka de Luxe), Ejecutivos Agresivos. Por aquel entonces, el grupo lo formaban, nada más y nada menos, Jaime Urrutia (Posteriormente en Gabinete Caligari), Ignacio Gasca Poch (Derribos Arias) y la personalidad que nos atañe, el vocalista Carlos Entrena. Esta efímera formación aun tuvo tiempo de firmar la canción del verano de 1980, la inolvidable Mari Pili. En dos años, Entrena pasaría de bailar una canción veraniega cual guiri en un guateque de Benidorm, a la más parsimoniosa quietud de los directos de Décima Víctima. Todo ello previa depuración de su juego vocal, como se puede observar en las maquetas de 1981.

Entrena encontró en los hermanos Lars y Per Mertanen sus perfectos compañeros de viaje. Hijos de un ex atleta sueco y preparador de deportistas, ambos venían de su primera experiencia musical en España, el fugaz grupo Cláusula Tenebrosa. Su sonido de guitarra y bajo, claramente influenciado por Bauhaus y sobre todo por PeterHook (Joy Division y New Order), dotaría a Décima Víctima de ese ritmo penetrante que inquietaría a todo amante del grupo de Ian Curtis y de la música oscura.

A1 La Voz Que Me Persigue
A2 Más Allá Del Silencio
A3 Inseguridad
A4 Escombros De Un Triunfo
A5 Otro Futuro
A6 Almas Perdidas
B1 Hácia La Luz
B2 Fe En Ti Mismo
B3 Detrás De La Mirada
B4 Desde El Acantilado
B5 Hasta El Límite
B6 Decisión

El single El Vacío fue su carta de presentación, que aborda temas como el sentido de la vida, la soledad y la depresión bajo. Pero no fue hasta su segundo trabajo publicado cuando alcanzan el reconocimiento que su música y sus letras rezumaban. Tan Lejos acabaría siendo el tema mas recordado de la discografía del grupo, pese a no ser incluido en ninguno de sus dos LP. La escueta introducción de guitarra acústica, da paso rápidamente al frenético bajo de Per Mertanen que conduce de manera frenética las melodías mas memorables de Décima Víctima. La nostalgia de una relación amorosa pasada y la lejanía serán una constante en su discografía.

El buen recibimiento de Tan Lejos permitió al grupo la grabación de su primer LP. 12 temas que convertirían a Décima Víctima en los Joy Division españoles, un grupo de culto que merece ser reivindicado por su inusual puesta en escena, la calidad de sus letras y el innegable talento musical de sus miembros. Atmósferas oscuras, ritmos densos, la perfecta conjunción de bajo y guitarra como si ambos fueran de la mano y la voz de Carlos Entrena envuelta en un segundo plano. Un estilo tenebroso que mas tarde se conocería como Post-Punk. 12 canciones que recorrerían temas como el vacío existencial, el pesimismo, la falta de oportunidades y el futuro incierto (La soberbia y actual Otro Futuro) o la debilidad del ser humano ante la toma de decisiones. Todo ello sin llegar a la angustia o la depresión. Acercándose mas a los ritmos de los primeros New Order (La luminosa Decisión, que anticipara el sonido posterior del grupo), que a la cadencia de Joy Division. Una propuesta sobria y elegante.

Propuesta que era llevada al extremo en los directos. En vivo, el lanzamiento del disco homónimo conllevaría la incorporación de José Brena (Batería) al grupo, liberando las tareas de Carlos Entrena con la caja de ritmos. La presentación del grupo, con apenas movimiento de los hermanos Mertanen y el hieratismo de un Carlos Entrena que recita más que canta su inquietante lírica. Su imagen poco o nada tenía que hacer en un entorno puramente comercial, y sus componentes tuvieron que buscarse la vida fuera de la música, lo que acabó con la trayectoria del grupo en 1984, mediante su segundo y último álbum (Un Hombre Solo). A pesar de todo, su legado perdura en el tiempo como uno de los mejores acontecimientos del Pop Nacional.