[Maquetas] 1983 – Funeraria Vergara – “Después del dia de Antes”

imagen entrada 6

 

Oh señoras de avanzada edad
cuánto os queda por sufrir?
entre estas casas de cemento
cuándo os vais a morir?

Oh señoras de avanzada edad
caminando solas por la calle
sin futuro ni presente
solo os queda recordar

Cuánto tiempo quedara hasta el final de nuestras vidas?
Cuántos pensamientos quedaron atrás?

1983. Imaginad a varios tipos vestidos de nazarenos sobre la tarima de un escenario en las fiestas de verano de un pueblo de Castellón, recitando estrofas como las que inician este escrito. La cara de estupefacción de los parroquianos -nunca mejor dicho- de Burriana (sí, esa localidad que hoy acoge el festival Arenal Sound, como hemos cambiado…) os la podéis imaginar, también. 

Funeraria Vergara fue la efímera formación (1982-1984) de una serie de músicos castellonenses que dedicaron su carrera musical a explorar distintos estilos en diferentes formaciones (Radioactivos Neurosos, Fernando Gallego, Decúbito Supino, El Otro Ilustre Colegio Oficial de Pataphysica, Doctores en Pataphysica y No la Conozco Madre) entre los 80 y la actualidad. Funeraria, mas que por su extravagante propuesta en vivo, ha logrado ser conocida en nuestros días gracias a la reedición de algunas de sus maquetas por el sello Domestica Records.

Este sello barcelonés ha recuperado, cual arqueólogo musical, una serie de grabaciones, maquetas y proyectos inacabados de la escena electrónica pop española de los 80, sacando a la luz verdaderas joyas como Kremlyn o Línea Vienesa, de los que hablaremos más adelante. Y todo ello con una gráfica muy cuidada, de la mano de Jordi Serrano, que aporta, más si cabe, un valor añadido a las reediciones en vinilo como objeto de colección.

A1 El Trébol De Los Mares
A2 Artículos Funerarios
A3 Oh Señoras De Avanzada Edad
A4 El Fürher
B1 El Difunto (Demo)
B2 La Defensa
B3 Tu Sueño Ya No Se Cumplirá
B4 Oh Señoras De Avanzada Edad (Instrumental)

Esta reedición no se queda atrás y nos deja una carpeta que bien vale, por si sola,  la compra del disco. Los 8 temas que integran las dos caras del vinilo, surgen de una colección de maquetas grabadas entre 1982 y 1984, de las cuales solo un tema (El Difunto) vio la luz oficialmente, a través del recopilatorio N-340 (¡Qué nombre!, digno de la Valencia profunda) editado por la Diputación de Castellón en 1984, con Ximo Puig como responsable del área de Cultura (¿Les suena?, curioso). Las grabaciones restantes, pululan por la red y son fácilmente encontrables bajo el nombre de Maquetas Difuntas.

7 canciones (8, si contamos la versión instrumental de Oh Señoras de Avanzada Edad) que fusionan la onda siniestra y gótica capitalina (Décima Victima, Parálisis Permanente) con la sátira valenciana bajo una atmósfera fúnebre y tenebrista haciendo de Funeraria Vergara un proyecto único y original en nuestro país. Los transilvanos sintetizadores son el elemento conductor del disco y te envuelven en un aura sombría y tétrica, cuyas fúnebres letras cantadas (o recitadas) por Juan Luís Montoliu (Cuya interpretación es como un cruce extraño entre Germán Coppini y Jaime Urrutia) da  lugar a una etiqueta, el Necro Pop.

 Muerte, cuerpos, difuntos, ataúdes, artículos funerarios… El vocabulario de la defunción está presente en todo el álbum, si exceptuamos la curiosa y satírica El Fuhrer, y tiene su máximo apogeo en el tema Artículos Funerarios, donde, en clave de humor, se muestra el escaparate del negocio de la muerte. Un desarrollo temático parecido a la canción homónima del grupo Derribos Arias, nombre similar a los propios Funeraria Vergara o Lavabos Iturriaga.

El Difunto, el tema con estribillo de mayor gancho, se acompaña con la crítica a la senectud femenina (Oh Señoras de Avanzada Edad), la vida eterna (El Trébol de los Mares), la cercanía de la muerte (Tu sueño ya no se cumplirá) o incluso los exorcismos (La Defensa). Precisamente es este tema cuyo desarrollo instrumental es el más brillante del disco, y me atrevería a decir que es la canción mas exportable dentro del universo post-punk, new wave y synth pop europeo. En resumen, un recopilatorio casi conceptual, alrededor de la muerte, que dudo que hubiese tenido continuidad como tal, de haberse comercializado, sin mutar en otros experimentos, como así fue.


Escucha sus 8 temas gratuitamente en el Bandcamp de Domestica Records

1983 – Los Burros – “Rebuznos de Amor”

Entrada 0X

 

Cielo rojo, estrellas, no hay luces en el callejón.
Gatos muertos, puertas, vértigo en la oscuridad.
Rabia en las miradas, no hay tiempo para pensar
Golpes secos, sangre, vuestra ley es desigual.

 

Esta sucesión dadaísta de fraseos solo podía estar firmada por el dúo Manolo García-Quimi Portet. Antes de triunfar ante crítica y público, con El Último de la Fila, los dos músicos catalanes se hicieron un pequeño hueco en la escena pop nacional con este Rebuznos de Amor, dentro de la formación Los Burros.

Previamente, en 1981, Manolo García había participado en los nada desdeñables Los Rápidos. Un grupo de pop-rock más clásico, junto a Antonio Fidel y José Luís Pérez, que a la postre serían músicos de Los Burros y El Último de la Fila, y que, por cierto, firmaron un disco con una portada muy interesante. Ya en los últimos conciertos, se sumó el guitarrista Quimi Portet (Quien procedía del grupo Kul de Mandril), lo que supuso el germen del nuevo proyecto, Los Burros.

A comienzos de los 80, la situación musical en Cataluña, caminaba entre la senectud del Rock Laietano y el impetuoso proteccionismo de la música folclórica en catalán, lo que obligó a músicos como Loquillo o al propio Manolo García a “emigrar” a Madrid. De la misma manera, las inquietudes musicales de los integrantes de Los Burros se acercaron más al pop-rock callejero de la capital y a las influencias británicas en forma de Punk y New Wave. [Recomiendo encarecidamente la reciente entrevista a Manolo García en Jot Down, donde hace un repaso a su carrera].

Este acercamiento a La Movida se completó con la portada del primer y único LP de los Burros. Rebuznos de Amor (1983) contaría, además, con la propuesta artística de Ouka Leele, que evidenciaba que La Movida no era solo un movimiento musical, sino también socio-cultural y artístico. Todo ello se puede apreciar en la calidad de algunas de las portadas más famosas de la época y la colaboración de conocidos artistas con algunos grupos. Ceesepe con Golpes Bajos, la propia Oukaleele con Danza Invisible, El Hortelano con Gabinete Caligari o Alberto García-Alix en Radio Futura.

A1 Hoy No Cruzo 1:00
A2 Huesos 3:43
A3 No Puedo Más 3:35
A4 Hazme Sufrir 2:50
A5 Portugal 4:00
A6 Disneylandia 5:00
B1 Mi Novia Se Llamaba Ramón 4:22
B2 Conflicto Armado 3:45
B3 El Himno De Los Cazadores De Vacas 3:17
B4 El Faro Del Fin Del Mundo 2:36
B5 Moscas Aulladoras, Perros Silenciosos

Rebuznos de Amor es un disco un tanto irregular (como casi la totalidad de los primeros  álbumes de la Movida), lo que denota una falta de estilo claro a lo largo de sus 11 temas. Manolo y Quimi estaban aún buscando su sonido, y aquí podemos encontrar desde el rocknroll más clásico, a los sintetizadores mas modernos de la New Wave. Sin embargo, se comienza a vislumbrar, en ciertas partes del disco, el desenfadado sonido El Último de la Fila, aunque de manera muy inocente.

La synth-popera introducción instrumental, nos acerca a Huesosun pegadizo tema en el que Quimi Portet demuestra su talento compositivo a través de las hilarantes letras cantadas por Manolo García, quien empieza a mostrarnos su deje “sureño”. Entre composiciones sencillas como No Puedo Más y otras de registro surfero como Hazme Sufrir, aparece el primer corte del álbum escrito por Manolo García. Portugal es un tema que nos anticipa los mas tardíos El Último de la Fila, con esas secuencias melódicas con las que triunfarían en sus dos últimos discos.

Pese a todo, el tema más conocido del álbum y del grupo, es Mi Novia se Llamaba Ramón, experimento hilarante y surrealista, que en sus presentaciones en vivo adquiría mayor presencia todavía. Su desarrollo y melodía puede hacernos buscar paralelismos con el tema Querida Milagros del álbum de El Último, Cuando la Pobreza Entra por la Puerta, el Amor Salta por la Ventana (1985). En cuanto a las letras, su juego ambiguo nos lleva a múltiples interpretaciones. ¿Es una oda a la homosexualidad? ¿Al transformismo? […] Las palabras que terminan en -on, esas suelen ser para morirse de risa[…] ¿Se refiere a Maricón?.

Entre algunas composiciones olvidables y temas como El Himno de los Cazadores, con su toque tribal a lo Talking Heads, encontramos la joya oculta del álbum. Moscas Aulladoras, Perros Silenciosos es el cierre perfecto a un álbum de unos músicos con una carrera prometedora. Una cadencia algo lenta para las pretensiones sintéticas de sus teclados. Una letra con ese componente surrealista que dotaría de carácter al duo Manolo-Quimi. Una melodía con gancho gracias al bajo de Antonio Fidel y la guitarra de Quimi Portet, quien junto el tema instrumental del inicio, logra su mejor momento del disco. Tantas posibilidades tiene esta canción que el grupo catalán El Último Vecino ha versionado recientemente este tema.

Sin embargo, Rebuznos de Amor no hizo que Los Burros alcanzaran la repercusión que Manolo García y Quimi Portet esperaban. Se miraron y se dijeron, ahora hay que empezar a hacer las cosas bien, a tener un camino claro. Entonces, decidieron crear un nuevo proyecto, a la postre definitivo, el que les daría la fama. El Ultimo de la Fila.

1982 – Décima Víctima – “Décima Víctima”

Entrada 0Y

Han tejido ideas que entrecruzan,
los proyectos que no alcanzarán.
Si su vida se basa en la desgracia,
el futuro es una maldición.

Vagarán con el dolor,
vagarán con el dolor.

Nunca antes en la música española se había plasmado el desasosiego vital con la crudeza y la densidad de las letras de Carlos Entrena. Su oscuridad, deudora del After-Punk, la onda siniestra del Manchester de 1979 con Joy Division, Bauhaus o Killing Joke, se trasladó a Madrid en 1981, con Décima Víctima como máximo exponente.

En 1981 se disolvía el otro grupo seminal por excelencia de La Movida (Junto a Kaka de Luxe), Ejecutivos Agresivos. Por aquel entonces, el grupo lo formaban, nada más y nada menos, Jaime Urrutia (Posteriormente en Gabinete Caligari), Ignacio Gasca Poch (Derribos Arias) y la personalidad que nos atañe, el vocalista Carlos Entrena. Esta efímera formación aun tuvo tiempo de firmar la canción del verano de 1980, la inolvidable Mari Pili. En dos años, Entrena pasaría de bailar una canción veraniega cual guiri en un guateque de Benidorm, a la más parsimoniosa quietud de los directos de Décima Víctima. Todo ello previa depuración de su juego vocal, como se puede observar en las maquetas de 1981.

Entrena encontró en los hermanos Lars y Per Mertanen sus perfectos compañeros de viaje. Hijos de un ex atleta sueco y preparador de deportistas, ambos venían de su primera experiencia musical en España, el fugaz grupo Cláusula Tenebrosa. Su sonido de guitarra y bajo, claramente influenciado por Bauhaus y sobre todo por PeterHook (Joy Division y New Order), dotaría a Décima Víctima de ese ritmo penetrante que inquietaría a todo amante del grupo de Ian Curtis y de la música oscura.

A1 La Voz Que Me Persigue
A2 Más Allá Del Silencio
A3 Inseguridad
A4 Escombros De Un Triunfo
A5 Otro Futuro
A6 Almas Perdidas
B1 Hácia La Luz
B2 Fe En Ti Mismo
B3 Detrás De La Mirada
B4 Desde El Acantilado
B5 Hasta El Límite
B6 Decisión

El single El Vacío fue su carta de presentación, que aborda temas como el sentido de la vida, la soledad y la depresión bajo. Pero no fue hasta su segundo trabajo publicado cuando alcanzan el reconocimiento que su música y sus letras rezumaban. Tan Lejos acabaría siendo el tema mas recordado de la discografía del grupo, pese a no ser incluido en ninguno de sus dos LP. La escueta introducción de guitarra acústica, da paso rápidamente al frenético bajo de Per Mertanen que conduce de manera frenética las melodías mas memorables de Décima Víctima. La nostalgia de una relación amorosa pasada y la lejanía serán una constante en su discografía.

El buen recibimiento de Tan Lejos permitió al grupo la grabación de su primer LP. 12 temas que convertirían a Décima Víctima en los Joy Division españoles, un grupo de culto que merece ser reivindicado por su inusual puesta en escena, la calidad de sus letras y el innegable talento musical de sus miembros. Atmósferas oscuras, ritmos densos, la perfecta conjunción de bajo y guitarra como si ambos fueran de la mano y la voz de Carlos Entrena envuelta en un segundo plano. Un estilo tenebroso que mas tarde se conocería como Post-Punk. 12 canciones que recorrerían temas como el vacío existencial, el pesimismo, la falta de oportunidades y el futuro incierto (La soberbia y actual Otro Futuro) o la debilidad del ser humano ante la toma de decisiones. Todo ello sin llegar a la angustia o la depresión. Acercándose mas a los ritmos de los primeros New Order (La luminosa Decisión, que anticipara el sonido posterior del grupo), que a la cadencia de Joy Division. Una propuesta sobria y elegante.

Propuesta que era llevada al extremo en los directos. En vivo, el lanzamiento del disco homónimo conllevaría la incorporación de José Brena (Batería) al grupo, liberando las tareas de Carlos Entrena con la caja de ritmos. La presentación del grupo, con apenas movimiento de los hermanos Mertanen y el hieratismo de un Carlos Entrena que recita más que canta su inquietante lírica. Su imagen poco o nada tenía que hacer en un entorno puramente comercial, y sus componentes tuvieron que buscarse la vida fuera de la música, lo que acabó con la trayectoria del grupo en 1984, mediante su segundo y último álbum (Un Hombre Solo). A pesar de todo, su legado perdura en el tiempo como uno de los mejores acontecimientos del Pop Nacional.

[EP] 1985 – Bíceps – “Vampiresa”

Entrada03

 

La sala se llenó
Por ver tu última actuación;
Es una historia más,
Tan sólo cambia el final
Te pierdes de verdad
y nadie te va a encontrar.
Muñeco de ficción,
Entraste en la oscuridad
Nadie te va encontrar,
En la oscuridad
Nadie te encontrará,
En penumbra,
Serás un mito más

En penumbra, en la más profunda oscuridad, se encontraba este mito del tecno-pop nacional. La era de internet nos ha permitido rescatar de las profundidades y encontrar esta joya oculta que pocos recordarán, a no ser que fueran aficionados ciclistas. ¿Y porqué aficionados ciclistas? Si Bíceps fueron algo conocidos, fue porque el single extraído del álbum, Muñeco de Ficción, se utilizó como sintonía de la Volta Ciclista a Catalunya ’85. Los 80 fueron una época en que los grandes nombres del tecnopop patrio se asociaron a eventos ciclísticos. Fue el caso de Azul y Negro con “Me Estoy Volviendo Loco” (Vuelta a España ’82) y “No Tengo Tiempo” (Vuelta a España ’83) o Tino Casal con “Pánico en el Edén” , hecho que proporcionó a estos temas un carácter perdurable.

Muñeco de Ficción, tenía, por tanto, todos los ingredientes para ser el referente del único trabajo de este dúo madrileño, el EP Vampiresa. Potencia, melodía y el bailable gancho de las típicas composiciones Italo-Disco. Letras poco complicadas y cierto espacio a la metafora, como es el caso del primer tema. Afilados sintetizadores, deliciosos teclados y una voz que recordaba al mencionado Tino Casal, recorren un trabajo que se esfuma rápido a través de sus 6 temas de los que destaca la adolescente El Lienzo. Todo ello envuelto de un sonido perfecto unido a una producción ejemplar a cargo de Miguel Angel Arenas (Quien posteriormente trabajaría con Alejandro Sanz)

A1 Muñeco De Ficción
A2 Vampiresa
A3 Oda A La Tierra
B1 Planta 20
B2 El Lienzo
B3 Entra Y Sale

La efímera carrera de Antonio García Cortés (Teclados) y José Luis Ortega (Voz) se acabó tras este álbum y sus 3 singles, donde, entre versiones extendidas e instrumentales, encontraremos un par de interesantes caras B. El Jugador y La Fiesta final aliviarán nuestras ganas de música adicional tras acabar su único álbum, pero nos dejarán la sensación de duda de cómo podría haber evolucionado el sonido de este grupo de haber continuado en el circuito musical.

Si por alguna de aquellas el lector es melómano, absténgase de buscar el vinilo de “Vampiresa”. Sus unidades en el mercado de segunda mano escasean y los precios son prohibitivos. Los singles están mas asequibles, pero la figura de grupo de culto y lo escaso de sus ediciones ha inflado su valor. Afortunadamente, gracias a la red y a generosos bloggeros, podemos escuchar toda su música, artwork incluido, como es el caso de esta web.


*Bonus – Entrevista a Bíceps en el programa La musica ligera en España de RNE de 1986. Gracias a Jerry Aguilar (Perú)

1981 – Glamour – “Imágenes”

Entrada02

 

La decadencia de tu ciudad,
te ha destrozado y te vuelves a marchar.
Cuando regresas,
aun es peor,
todo ha cambiado y lo miras con temor.

La letra de Ya no vas a regresar bien podría pasar como una profecía de lo que ha sido Valencia en la ultima década. De una revolución musical que juntó en las salas de baile al Synth Pop, la música siniestra y los nuevos románticos. De un estilo musical con preponderancia de la electrónica, a los prejuicios de una imagen de juerga, drogas y Chimo Bayo. De conciertos como el de los Killing Joke en Barraca, a la huida de Depeche Mode de la feria de muestras por su pésima acústica y calidad espacial. De grupos como Glamour, Vídeo o Betty Troupe a […].

Entre esa extraña convivencia estilística, fue el movimiento de los Nuevos Románticos el que encajó perfectamente en la sociedad valenciana al ser considerado como un look muy “fallero”, como bien apuntaba el periodista musical Rafa Cervera. Su estética clásica y recargada casaba perfectamente con los principios de la indumentaria típica y el espíritu barroco de la fiesta de la ciudad. A comienzos de los 80, con las recién estrenadas libertades, Valencia necesitaba una revolución y grupos como Ultravox, Visage, los primeros Duran Duran o Spandau Ballet fueron la banda sonora de aquellos que liderarían ese movimiento.

Con este caldo de cultivo surge el grupo sobre el cual gira la ‘Escena Valenciana’. Luis Badenes (Voz), José Luis Macías (Teclados) y Remy Carreres (Bajo), procedentes de La Banda de Gaal se juntan con José Payá (Batería) y Adolfo Barberá (Guitarra), de Doble Zero para formar, entre finales de 1980 y comienzos de 1981, Glamour. Nombre, producción e imagen, Glamour lo tenia todo para triunfar, y así lo hizo.

Su primer álbum “Imágenes” llegaría a finales de 1981, tras un verano en el que alguna de sus maquetas ya circulaba por la noche valenciana. Podríamos estar ante un disco de tecno-pop New Romantics estándar, pero es imposible infravalorar la fecha en la que se publicó. En 1981 La Movida madrileña ya había eclosionado, pero eran pocos los trabajos de estudio que habían salido a la luz. La Mode aun no había editado “El Eterno Femenino“, las primeras maquetas de Oviformia-Sci no aparecierían hasta mediados de 1981, y ese mismo año se editarían “Neocasal” y la “Edad de los Colores”, de Tino Casal y Azul y Negro respectivamente, por citar grupos similares. A nivel internacional, tanto Duran Duran como Spandau Ballet sacarían sus primeros álbumes en 1981, lo que pone en valor la precocidad de la propuesta del grupo valenciano.

A1 Imágenes 3:38
A2 Danza de máscaras 2:54
A3 Ella quiere más 3:45
A4 No llores junto al estéreo 3:28
A5 No tienes fé 3:55
B1 En soledad 3:39
B2 Ríes y callas 3:19
B3 Glamour 2:37
B4 Ya no vas a regresar 2:42
B5 Mirando la pared 3:37
B6 Aventura solitaria 2:35

Imágenes es un trabajo elegante, glamouroso (nunca mejor dicho) y contundente, como aquel Journeys to Glory de la banda de Tony Hadley. José Luis Macías, probablemente el líder creativo de la banda (solo hay que ver su participación en proyectos simultáneos y posteriores como Ultima Emoción o Comité Cisne) es quien, a través de sus teclados y sintetizadores, genera la magia de este álbum. Como si de Nick Rhodes (teclista de Duran Duran) se tratase, José Luis, junto al productor Esteban Leivas, crean el mayor hit del pop valenciano, la homónima Imágenes, con una melodía de sintetizadores pegadiza y memorable como base. Todo ello aderezado por la voz y el look Bowie-esco de Luis Badenes, el cual hacía estéticamente creíble la propuesta musical de Glamour.

El resto del álbum camina entre el Synth Pop elegante de Ultravox, Spandau Ballet, los juegos vocales de la nueva ola madrileña y la excepcional pareja de sintetizador y bajo. Entre las auras más oscuras Danza de Máscaras y Ella Quiere Más, y los ecos a Roxy Music en No Llores junto al Estéreo, saxo incluído. Los mejores momentos del álbum llegan cuando los sintetizadores cobran más protagonismo, ya sea en forma de solo melódico (No Tienes Fé) o como eje principal del tema (En Soledad). Esta canción es probablemente la joya de Imágenes y de la corta trayectoria del grupo. Letras sombrías y un puntiagudo sintetizador digno del tema Private Lies de Ultravox.

Aunque hay tiempo para baladas (Ríes y Callas), es el ritmo frenético de los teclados el que proporciona los mejores momentos de este disco. La instrumental Glamour demuestra el talento de José Luis Macías y de Remy Carreres con unas sintéticas melodías que recuerdan a Hablamos de Nosotros de Oviformia-Sci, y que, además, enlazan perfectamente con la intro de Ya No Vas a Regresar.

Las referencias a una maqueta de Oviformia (grupo considerado de vanguardia), que saldría al año siguiente, y lo avanzado de su música debe hacernos valorar a Glamour como grupo representativo del pop nacional, y no solo a nivel de la escena Valenciana. Una posición que, por meninfotisme, provincianismo, o simplemente falta de representación en los medios, no ha gozado en los análisis de la música española de los 80.

1982 – La Mode – “El Eterno Femenino”

Entrada01

 

Tu piel se fundió con mi piel
y Bryan Ferry dijo ok,

Fernando Márquez “El Zurdo” siempre quiso ser Bryan Ferry. Temas como Stronger Through the Years o Avalon le hicieron cerrar el coto de su extenso e irregular comienzo musical con dos talentosos músicos como Mario Gil (Teclados) y Antonio Zancajo (Guitarra). Atrás queda su papel como integrante del grupo seminal de la Movida, Kaka de Luxe (1977), y su posterior ramificación, Paraíso (1980). Era el momento de sonar bien, de parecer un dandy, de que Bryan Ferry dijera ok.

1982. La Mode. Al margen del look del Zurdo, Los Roxy Music serían una influencia tal, que su nombre y su protagonista aparecerían en la que es la canción mas recordada del grupo, Aquella Canción de Roxy. Pero no solo de su estética vive el grupo. Antonio Zancajo, el músico mejor preparado del trío y al contrario que la mayoría de músicos de la Movida, era un enamorado de Dylan, del Rock de finales de los 70, de Robert Fripp y de Brian Eno y Phill Manzanera (Roxy Music). Junto al bagaje de Antonio y la inquietud tecnológica de Mario Gil, el Zurdo, lograría alinear una formación cuya riqueza musical estaba fuera de cualquier duda.

El Eterno Femenino es el elegante resultado de esta atípica mezcla. Un álbum redondo, conceptual, plagado de referencias cultas que funcionan como envoltorio pretencioso. El título del disco, sacado de “Fausto” de Goethe no es más que el caparazón de una colección de canciones sobre la mujer en las que sorprende cómo su música y su poesía son capaces de deshacer la ingenuidad de sus letras (Cita en Hawaii).

A1 Wild Puppets (We Love You So) 2:30
A2 Cita En Hawaii 3:19
A3 Aquella Canción De Roxy 5:43
A4 El Único Juego En La Ciudad 6:41

B1 Aquella Chica 4:03
B2 La Teoría De La Relatividad 4:28
B3 Las Chicas De La Inter 2:45
B4 Mi Dulce Geisha 3:42
B5 El Eterno Femenino 3:50

En lo musical, aparece la plasticidad tecnológica de Buggles y la dualidad bajo-sintetizador de OMD en Wild Puppets o el soberbio juego de melodías y la lírica de Aquella Canción de Roxy, el mejor tema del álbum. Una oda al libertinaje, propio de una sociedad con abruptos cambios sociales recién salida de una dictadura. Le siguen las refrescantes Aquella chicaLaChicas de la Inter, sonido que contrasta con las progresiones y el sinfonismo de El único Juego en la Ciudad y el frenesí y la variedad de registros de La teoría de la Relatividad. Sin embargo Mario Gil se guarda los mejores sintetizadores y las memorables melodías para el final, Mi dulce Geisha y el Eterno Femenino se convierten en el cierre perfecto a un trabajo plagado de inocente y a la vez sugerente poesía.

El Eterno Femenino, funcionará como registro de entrada del neonato en La Movida. Un disco maduro, con un sonido elegante al servicio de la ultima tecnología y una imagen glamourosa. Mucho estribillo pegadizo y avidez por quien haya disfrutado de la música de los 80 y su esencia Neo romántica (Ultravox). Eso sí, como buen álbum en su contexto, con su punto de pretenciosidad, pedantería y autocomplacencia.

Donde todo comenzó

Sin título-1

En la trasera del capó
mientras sonaba el transistor,
aquella canción de Roxy fue el detonador

Otrora integrante acérrimo del colectivo anti-música española, la madurez de quien escribe estas líneas me llevó a descubrir un universo musical plagado de talentos, personalidades y algún que otro “atropellao”. La Movida, ese movimiento que tanto había odiado por su componente mediático y por haber fulminado cualquier resquicio de rock progresivo de la misma forma que el Punk lo había hecho con los dinosaurios del género en el resto de Europa.

Lo confieso, fui un talibán “Progresivo”, pero los años pasan, las situaciones personales cambian y entonces suena, accidentalmente, “Tan Lejos”, tema de un grupo llamado Décima Víctima. No es la trasera del capó, ni era un transistor, y no era aquella canción de Roxy, pero sí,  fue el detonador.

Aunque no fuese este tema del grupo La Mode, Aquella canción de Roxy pasa a ser el leivmotiv de este diario. Un lugar donde recogeré los resultados de algo menos de un año analizando la música española de los 80. Un periodo fulgurante (y efímero), con gran componente social, estético y multidisciplinar.


fotografía: Sala Rock-Ola. Madrid. Almudena de Maeztu (Jane)